Recompensas

La mejor recompensa de hacer algo bien hecho es precisamente haberlo hecho.

Los demás, se sienten felices si les reconoces cuando hacen algo bien. Llevarás felicidad si estás siempre dispuesto(a) a dar un elogio sincero.

Los bípedos implumes

Todo lo que se pueda estudiar en metafísica, las meditaciones o prácticas que se puedan hacer en una Escuela Iniciática o incluso en la vida, sirve de muy poco si no hay un trabajo sobre sí. Si no se hace esto, es engañarse a sí mismo. Y en este camino metafísico hay mucha gente que se engaña toda la vida. Leen y estudian mucho, conduciendo a una intelectualidad, a llenarse de conocimientos y creer que eso es sabiduría.

Hay que estar en un trabajo permanente sobre sí. La retrospección es una práctica diaria que nos permite darnos cuenta de lo que hemos hecho y cómo podemos mejorar nuestras acciones, sentimientos y pensamientos. Al menos hacerla cada cierto período, es una gran ayuda en la observación de sí.