Cómo ser próspero y qué significa prosperidad



La prosperidad es sentirse y actuar en armonía, con la prosperidad del Universo. La sintonía espiritual con el universo tiene una consciencia inmediata con la abundancia. El universo fue creado con infinitas posibilidades y oportunidades para cada uno de los seres vivientes.
Un pensamiento no es más que una descarga de energía. Es importante tomar conciencia cuales son nuestros pensamientos porque nosotros somos quienes estamos provocando las cosas que nos suceden. La calidad de nuestra energía llamará elementos de la misma calidad.

Deja todo y sígueme


Son interesantes algunas enseñanzas escritas en alegorías en La Biblia, tomadas de la sabiduría milenaria transmitida por guías de la humanidad en distintas civilizaciones.
“Deja todo y sígueme” se le atribuye decir a Jesús. Está explicando que en camino de elevación espiritual no hay términos medios, no hay tibieza. Los tibios no están preparados para entrar al Reino Espiritual. En otra parte señala que cuando vas de visita a una casa luego debes sacudir el polvo de los pies y continuar el camino. Una enseñanza que expresa que el ego o yo personal se deja llevar por instintos y condicionamientos propios de sus carencias, de sus frustraciones y de sus apegos. Puedes vivir necesariamente algunas experiencias y compartir algunas superficialidades, pero no engancharte con ellas. En el sendero de iniciación debes aprender a liberarte de esas prisiones para marchar hacia la realización espiritual, el único y verdadero propósito de la existencia humana en esta Tierra y que te llevará a la real libertad.

No puedes escapar a las consecuencias de tus actos


El karma es el equivalente a la Ley de Newton que estipula que “a cada acción le corresponde otra igual, pero opuesta”. Cuando pensamos, hablamos o actuamos, iniciamos una fuerza que tendrá una consecuencia. Esta fuerza recíproca puede ser modificada, cambiada o suspendida; pero la mayoría de las personas no podrá evitarla.
Esta ley de causa y efecto no es un castigo, sino que está enteramente guiada por la educación y el aprendizaje.

Algunos creen saber de su maestro y escuela


Un guía espiritual con experiencia percibe con mucha anticipación cuando un estudiante no es honesto o está con fines egoístas o no está preparado para recibir determinada enseñanza. Es capaz de darse cuenta también cuando está planificando retirarse.

Hay habitualmente candidatos que siguen un corto trecho del sendero y se desalientan rápido. 

Entonces, en vez de comunicarse directamente, comienzan a traicionar a sus maestros. Un maestro espiritual lo siente y percibe, entonces no les entrega claves importantes de la metafísica o de la magia y mucho menos de la teúrgia. Estos candidatos salen entonces transmitiendo al mundo lo que vieron y aprendieron, y jamás sabrán que la sabiduría del santuario nunca estuvo disponible para ellos.

Hay una estrella para ti



Hay muchas más personas interesadas en la metafísica o en la espiritualidad de lo que se suele pensar. Si miras atentamente las descubrirás. Hablan de manera especial y en sus conversaciones denotan un gran conocimiento de temas esotéricos, de autores, libros, prácticas y meditaciones. Han seguido muchos cursos y tienen muchos diplomas de organizaciones espirituales. Suelen hacer gala de su conocimiento y se distinguen por tener un aire de superioridad y condescendencia hacia los demás.

La gran obra, ¿en qué consiste?



La gran obra que un ser humano puede realizar consiste en ampliar el campo de visión del ego consciente hacia los aspectos más profundos y más espirituales de la naturaleza divina, su suyo superior o verdadero yo.

La sociedad está llena de superficialidad y negatividad que lleva finalmente a las personas al dolor más que la felicidad. La alegría suele ser momentánea e intrascendente. Cada vez las personas se reúnen menos a conversar y alimentarse espiritualmente. El egoísmo y la inseguridad se percibe en todos lados en una sociedad que parece tambalearse a nuestros pies. La solución es poder salirse de la rueda de esta existencia banal. Un individuo iluminado puede dedicarse a una disciplina espiritual para salirse antes que el individuo medio. La liberación se produce mediante la adquisición de una consciencia superior, mística, cósmica.