Hay una estrella para ti



Hay muchas más personas interesadas en la metafísica o en la espiritualidad de lo que se suele pensar. Si miras atentamente las descubrirás. Hablan de manera especial y en sus conversaciones denotan un gran conocimiento de temas esotéricos, de autores, libros, prácticas y meditaciones. Han seguido muchos cursos y tienen muchos diplomas de organizaciones espirituales. Suelen hacer gala de su conocimiento y se distinguen por tener un aire de superioridad y condescendencia hacia los demás.

La gran obra, ¿en qué consiste?



La gran obra que un ser humano puede realizar consiste en ampliar el campo de visión del ego consciente hacia los aspectos más profundos y más espirituales de la naturaleza divina, su suyo superior o verdadero yo.

La sociedad está llena de superficialidad y negatividad que lleva finalmente a las personas al dolor más que la felicidad. La alegría suele ser momentánea e intrascendente. Cada vez las personas se reúnen menos a conversar y alimentarse espiritualmente. El egoísmo y la inseguridad se percibe en todos lados en una sociedad que parece tambalearse a nuestros pies. La solución es poder salirse de la rueda de esta existencia banal. Un individuo iluminado puede dedicarse a una disciplina espiritual para salirse antes que el individuo medio. La liberación se produce mediante la adquisición de una consciencia superior, mística, cósmica.