Cómo ser próspero y qué significa prosperidad



La prosperidad es sentirse y actuar en armonía, con la prosperidad del Universo. La sintonía espiritual con el universo tiene una consciencia inmediata con la abundancia. El universo fue creado con infinitas posibilidades y oportunidades para cada uno de los seres vivientes.
Un pensamiento no es más que una descarga de energía. Es importante tomar conciencia cuales son nuestros pensamientos porque nosotros somos quienes estamos provocando las cosas que nos suceden. La calidad de nuestra energía llamará elementos de la misma calidad.
La Prosperidad está compuesta de tres palabras claves que unidas hacen un equilibrio fundamental para ser próspero: riqueza, salud y amor. Como la cita nuestro maestro Serval en su curso de Prosperidad donde crea un acróstico de ellas: RISA (riqueza, salud y amor).
La prosperidad es un estado mental. No depende del dinero para comenzar a ser próspero, ya que todo depende de nuestras creencias y habilidades para conseguir la felicidad plena. Y para llegar a ella tenemos que cambiar nuestros procesos mentales. Basados en nuestras actitud frente a vida y el concepto que errado que tenemos frente al dinero.
Consideramos la prosperidad como un estado de consciencia; ésta necesita ser alimentada de pensamientos positivos para poder manifestarse. Sucede que algunas personas desean, piensan, sienten y se expresan de una manera muy limitada y eso los conecta a una consciencia de carencia, la cual es contraria a la naturaleza, a esa abundancia que existe para todo el universo. Como ejemplo cercano tenemos nuestro cuerpo físico en este caso la sangre recorre y fluye en todo nuestro organismo y se reproduce sin dificultad alguna es decir un estado natural y ¿por qué? La razón es que no estamos interviniendo con nuestros pensamientos equivocados como el miedo.
Cuando todo fluye siempre hay abundancia para todos. Estamos capacitados para crear cualquier cosa, todo está a nuestro alcance.
Preparado por H. Nephesh en base a las enseñanzas del M. Serval Dion-Fortune.

No hay comentarios:

Publicar un comentario